Los neumáticos, siempre de etiqueta

27/04/2018   Noticias

La etiqueta del neumático contiene información importante para la seguridad y el medio ambiente. Para concienciar sobre la importancia de un correcto etiquetado, la Comisión Permanente de Fabricantes de Neumáticos, formada actualmente por Bridgestone Hispania, Continental Tires España, Michelin España Portugal y Pirelli Neumáticos, ha lanzado la campaña "Los neumáticos, siempre de etiqueta". 

Etiqueta del neumático

La etiqueta europea sobre neumáticos es obligatoria desde el 1 de noviembre de 2012 en todas las ruedas que se venden en la Unión Europea. Se trata de un sistema estandarizado que incluye información completa sobre los niveles de eficiencia de un neumático en cuanto al consumo de combustible, su adherencia sobre suelo mojado y el ruido exterior que produce. Por ello, es una herramienta que contribuye a la mejora de la seguridad vial y el medio ambiente, y que genera transparencia al ofrecer de forma clara la información de los fabricantes de neumáticos a los automovilistas y profesionales de los talleres mecánicos, ayudándoles a reconocer la diferencia entre neumáticos de mejor y de peor calidad.

Los criterios que se destacan en el etiquetado de neumáticos europeo son los siguientes:

- La resistencia a la rodadura o al rodamiento, que afecta directamente al consumo de carburante y las emisiones de dióxido de carbono. Los neumáticos requieren un grado de flexibilidad para asegurar el confort y el agarre. Esta flexibilidad conlleva la deformación del área del neumático en contacto con el pavimento. Con cada revolución de la rueda, el neumático se deforma por el peso del vehículo. Esta deformación repetida consume mucha energía: al menos el 20% del combustible necesario para el desplazamiento en el caso de un vehículo de pasajeros. En cuanto a sus efectos sobre el consumo, cuanto mayor es la resistencia al rodaje, más energía consume el neumático para girar. Entre un neumático de clase A y otro de clase G puede haber una diferencia de consumo del 7,5%, lo que supone un ahorro de 50 litros cada 10 .000 kilómetros en un coche que consuma 7 litros por cada 100 kilómetros.

Para ahorrar combustible, el vehículo debe revisarse periódicamente, tanto en lo relativo a la presión como al motor (para maximizar la eficiencia energética, se requieren una lubricación correcta, unos filtros limpios y unas bujías en buen estado).

- La adherencia en superficie mojada o la distancia de frenado sobre suelo mojado. Este es el criterio que tiene un impacto directo sobre la seguridad. Pero aquí hay que tener en cuenta que el agarre y la calidad de frenado dependen también de la presión del neumático, del estado de los discos de freno, del nivel y calidad del líquido de frenos y del estado de los amortiguadores. Una revisión a tiempo en el taller de reparación de confianza puede evitar muchos inconvenientes.

- Las ondas de ruido de la rodadura del neumático, que aumentan la contaminación acústica. Un vehículo genera una cierta cantidad de ruido que se percibe fuera del mismo. Por debajo de 50 kilómetros por hora, se trata principalmente del ruido del motor, pero, por encima de esa velocidad, es el ruido de rodadura procedente de los neumáticos lo que más se oye. Por lo tanto, al reducir el ruido exterior de los neumáticos, baja también la contaminación acústica de los desplazamientos por carretera. Esto no quita que sea necesario revisar periódicamente la presión de inflado de los neumáticos, así como otros factores que pueden influir, como el sistema de escape.

En la etiqueta, los altavoces con las ondas negras indican la calificación del nivel de ruido con respecto a la normativa actual: si tienen 3 ondas negras, son demasiado ruidosos; con 2 cumplen la normativa y con una presentan un excelente nivel de ruido. 

Para tomar la decisión correcta, además de los criterios que aparecen en la etiqueta, deberán considerarse la duración del neumático, que puede variar enormemente de una marca a otra, así como los desplazamientos más frecuentes, el tipo de vehículo y el estilo de conducción. 

Cartel etiqueta neumáticos

Comisión Permanente de Fabricantes de Neumáticos

La Comisión Permanente de Fabricantes de Neumáticos está formada actualmente por las empresas Bridgestone Hispania, Continental Tires España, Michelin España Portugal y Pirelli Neumáticos, y se encuentra integrada dentro del Consorcio Nacional de Industriales del Caucho. Su objetivo principal es fomentar la seguridad vial mediante la divulgación de las cualidades de los neumáticos y su contribución a la seguridad activa de todos los vehículos que circulan por las vías públicas provistos de neumáticos, así como el estudio de los temas legales y normativos que afecten a la fabricación de éstos y de las actividades medioambientales, de la seguridad y la salud relacionadas, entre otras cuestiones.