Revisa tu coche antes de salir de viaje este puente

07/12/2017   Noticias

El puente de diciembre es para muchos la excusa perfecta para hacer una escapada y desconectar de la rutina diaria. El medio de transporte más utilizado es el coche particular pero, para evitar disgustos, conviene revisar y verificar el correcto funcionamiento de los elementos básicos del vehículo, tales como el aceite, la batería, el líquido anticongelante, neumáticos, luces, frenos y amortiguadores, entre otros.

La presión de los neumáticos (incluida la rueda de repuesto) debe revisarse siempre en frío. Hay que mirar las recomendaciones del fabricante, en especial si vamos a viajar con el coche muy cargado, ya que en ese caso habrá que aumentar la presión unas décimas. También hay que revisar la profundidad del neumático, que el mínimo legal sitúa en 1,6 milímetros.

Neumáticos

Para revisar los niveles de aceite, es importante recordar que el automóvil debe estar lo más frío posible. Se debe retirar la varilla, limpiarla y volver a introducirla. La mancha debe quedar entre las marcas de máximo y mínimo; si ésta no llega, puede generar problemas irreversibles en el motor.

El nivel de líquido anticongelante debe ser visible siempre sin abrir la tapa. Si desciende rápidamente, se debe acudir a un taller de reparación de forma inmediata. En cuanto a las baterías, la mayoría de ellas no requieren de mantenimiento e incluyen un indicador de nivel en el cuadro de instrumentos. Pero, si no es así, hay que retirar los tapones, comprobar el nivel del líquido y rellenar con agua destilada si fuese necesario.

El estado de los frenos y los amortiguadores es también vital. Además de verificar el correcto nivel del líquido de frenos, se recomienda estar atento si al pisar el pedal se oye un chirrido, que suele indicar que las pastillas están más desgastadas de lo normal. En lo referente a los amortiguadores, se debe constatar que el vehículo no rebota o se balancea lateralmente en carreteras sin demasiadas curvas y en buen estado. 

Es importante también echar un vistazo a las luces y a los limpias, así como al aire acondicionado y el filtro del habitáculo, con el fin de poder regular la temperatura dentro del vehículo correctamente y evitar problemas como el exceso de calor, que puede producir somnolencia.

Además de todas estas recomendaciones, no hay que olvidar llevar toda la documentación en regla, un comprobante del seguro y la pegatina de la ITV y todos los elementos de seguridad del vehículo. La Dirección General de Tráfico (DGT) insiste en la importancia de descansar adecuadamente y hacer paradas cada dos horas. ¡Y estaréis listos para disfrutar al máximo de vuestro viaje!